¡RESPIRA!

La Respiración controlada es la llave para la relajación efectiva.

Lenta, profunda y rítmica.

Los ejercicios de respiración producen un aumento en la elasticidad de los pulmones y el tórax. Esto crea un aumento en la capacidad de respiración durante todo el día, no sólo durante el ejercicio. Si lo practicas a diario todos los citados beneficios permanecerán contigo.

Una respiración controlada es una de las estrategias más sencillas y poderosas para hacer frente a las situaciones de estrés y manejar las cosecuencias fisiológicas provocada por éstas.

En la práctica del yoga esto se traduce en un mayor bienestar físico y psíquico. Pero también puede ser una herramienta que apliquemos cotidianamente para sentirnos mejor.

 

¿Cómo hacerlo?

Busca un lugar tranquilo en donde puedas estar comoda y sin interrupciones.

Cuando respires, concéntrate en levantar el abdomen al aspirar, y llena conscientemente de aire la parte inferior, media y superior de tus pulmones. Mientras contienes el aliento, siente cómo se expanden las costillas en la parte anterior y posterior de su cuerpo; como inflar lentamente un globo.

Al soltar el aire, contrae el diafragma, acercándolo a la espina dorsal. Vacía completamente de aire tus pulmones lentamente y controlando antes de respirar de nuevo.

Busca  un ritmo constante y lento. Recomendamos este ejercicio todos los días, empieza por 20 min y ve aumentando día a día. En situaciones de estrés o aturdimiento, inclusive de agotamiento mental hazlo, te sentirás más clara y en control inmediatamente.

Beneficios de una respiración profunda:

  • Aumenta la cantidad de sangre, debido a su mayor oxigenación en los pulmones. Esto favorece la eliminación de toxinas del sistema.
  • Mejora la capacidad del cuerpo para digerir y asimilar los alimentos. Los órganos digestivos, como el estómago, reciben mayor cantidad de oxígeno y, por lo tanto, su funcionamiento es más eficaz.
  • Mejora el estado del sistema nervioso. Debido a la mayor oxigenación del sistema nervioso que comunica con todas las partes del cuerpo.
  • El cerebro se beneficia especialmente del oxigeno, y requiere tres veces más que el resto del cuerpo. Esto tiene un impacto fundamental sobre nuestra mente.
  • La piel se vuelve más suave, y se reduce la aparición de arrugas faciales.
  • A través de los movimientos de la diafragma durante los ejercicios de respiración profunda, los órganos abdominales -el estómago, el intestino, el hígado y el páncreas- reciben un masaje. Además, el movimiento de la parte superior de la diafragma le proporciona otro masaje al corazón. Estos masajes estimula la circulación sanguínea en estos órganos.
  • Previene problemas respiratorios pues fortalece los pulmones lo que supone un buen seguro contra futuros problemas respiratorios.
  • Reduce la carga de trabajo del corazón. Esto produce un corazón más eficiente ymás fuerte, que funciona mejor y dura más tiempo. También se traduce en una tensión sanguínea reducida, y una probabilidad menor de sufrir una enfermedad cardiaca.
  • Ayuda a controlar su peso. Si tiene exceso de peso, el suministro extra de oxigeno ayuda a quemar las grasas. Si por el contrario, tiene insuficiente peso, el oxigeno alimenta a los tejidos y glándulas.
  • Relajación corporal. La respiración lenta, profunda y rítmica provoca un estímulo reflejo del sistema nervioso parasimpático. Esto produce una reducción en los latidos del corazón y una relajación de los músculos.
  • Relajación mental. Una mayor oxigenación del cerebro tiende a normalizar la función cerebral, reduciendo niveles excesivos de ansiedad. Concentrarse en la respiración es un instrumento ideal para bloquear los pensamientos extraños, tranquilizar y poner la mente en blanco.

 

Fuente: mujerholistica.com

A %d blogueros les gusta esto: