Origen del Yoga

El yoga es originario de la India, y se estima que tiene al menos una antigüedad de siete mil años. En un primitivo sello de cerámica hallado en las excavaciones del Indo, se puede contemplar a un personaje sentado en postura de meditación (sukhasana). No obstante, es casi seguro que el yoga sea incluso anterior a la datación de este hallazgo, y algunos estudios le calculan mas de diez mil años de antigüedad , lo que es muy notable si se considera que las teorías clásicas en torno al homo sapiens calculan su aparición hace alrededor de treinta mil años.

Pero otros aseguran que nació en la era de los “Veda”, las cuatro escrituras más antiguas de la literatura india, que datan del año 1.500 A.C, y en las que se encuentran las primeras referencias al mundo del yoga como estilo y ciencia de vida.

En esos textos Veda se hace referencia al Rigveda y al Atharvaveda, términos que hacen referencia a conceptos básicos del yoga que se conservan a día de hoy, como los prana, la energía vital o el poder de la respiración.

Los Upanishads son otros textos antiguos de yoga que se conocen; forman la parte final de los Veda y plasman el pilar de las enseñanzas de esta práctica milenaria. Aquí se remarcan conceptos como Kundalini, la energía que yace en la base de la columna, la meditación, el mantra Om, el Karma Yoga o fundamentos básicos de las posturas, lo que conocemos como asanas.

A lo largo de los años aparecieron otras obras como el Ramayana y el Mahabharata en los que se encuentran otros aspectos del yoga. En Mahabharata encontramos la Bhagavad Ghita, una de las escrituras yoguicas más populares, en la que se muestra el camino del yoga y cómo alcanzar la liberación a través del cumplimiento de los objetivos en la vida.

La historia se completa con los Yoga Sutras de Patanjali, que implementan la práctica del Raja Yoga, la práctica del poder mental, y los Hatha Yoga. Este último ahonda en detalle los asanas y pranayama (ejercicios respiratorios)  que son la base de la práctica moderna del yoga.

El yoga surgió como un intento de quebrar las ordinarias limitaciones del ser humano, o dicho de otro modo como una tentativa para desarrollar las potencialidades humanas hasta donde fuese posible. Así mismo surgió como una tentativa de desarrollo de los estados de conciencia y los modos superiores de la percepción, para poder conectar con lo Absoluto y responder en un plano supra mental, a interrogantes que no pueden ser contestadas ni resueltas mediante el entendimiento común. Las técnicas mas antiguas del yoga son ya inductoras del denominado trance yoguico ó Shamadhi, estado de conciencia en el que se puede percibir más allá de las funciones habituales de la mente